¿Sabes Cuáles Son Las Señales Que Te Indican Que Has Comido Demasiado?

Comer demasiado

Comer es un pilar fundamental de la vida para todos los seres  humanos, además, la mayoría de nosotros lo disfrutamos, ¡especialmente cuando se trata de una deliciosa comida! Desafortunadamente, no siempre tenemos idea de cuándo detenernos, especialmente en nuestro tiempo actual, cuando tenemos acceso no solo a las comidas de buen sabor sino a inmensas cantidades.

Si bien podemos burlarnos de situaciones cómicas como la de Homero Simpson que come hasta que ya no puede moverse,  la verdad es que las consecuencias de comer demasiado son muchas desde un simple dolor de estómago a corto plazo hasta los muchos riesgos de salud asociados con la obesidad crónica como enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Además, a menudo comer en exceso no es tan dramático como comer hasta que los pantalones estén a punto de reventar, no se debe comer más de lo que necesitamos en ese momento, ni comer hasta estar repletos, se debe comer hasta que hayamos obtenido los nutrientes que necesitamos, come dice el dicho popular “comer para vivir y no vivir para comer”.

Las personas tienen más facilmente acceso a las comidas abundantes

No tenemos las restricciones naturales que nuestros antepasados tuvieron para evitar que comamos en exceso. En términos evolutivos, antes la mayoría de las personas no podían comer en exceso ya que la agricultura a gran escala y el procesamiento de alimentos generalmente no existían hasta hace relativamente poco tiempo atrás en la historia. Actualmente, la mayoría de los seres humanos y, sin duda, los estadounidenses tienen acceso a más alimentos más comodamente que nunca.

Entonces, ¿qué nos impulsa a comer más de lo que necesitamos?

A pesar de la gran cantidad de recursos disponibles, todavía como seres libres somos completamente capaces de comer lo que necesitamos. Una idea clave de lo que nos impulsa a comer es la conexión emocional con la comida que mucha gente tiene. La investigación ha demostrado que muchas personas tienden a comer más o comer en exceso cuando se sienten tristes, deprimidas o tienen algún problema.

Un estudio en el Journal of Adolescent Health, investigó los hábitos alimenticios de los adolescentes que al cabo, desarrollaron trastornos en la alimentación como los atracones de comida. El resultado principal que encontraron fue que es importante tener en cuenta los síntomas depresivos al comer en exceso. Para saber por qué comemos tanto debemos en primer lugar controlar el motivo de nuestra ingesta ¿Estamos comiendo porque estamos hambrientos, o por un problema emocional con el que estamos lidiando?

Las personas comen más para satisfacer su necesidad de más insulina.

Otra consideración a tener en cuenta son los síntomas de hipoglucemia o bajo nivel de azúcar en la sangre. Un artículo de la Universidad de Medicina de Varsovia indicó que los síntomas de hipoglucemia pueden llevar a las personas a comer más para satisfacer la necesidad de más insulina, por lo que siempre es importante recordar practicar moderación cuando se comen dulces, ya que nos llevan a comer mucho más de lo que realmente necesitamos.

Finalmente, no hay mejor sistema de advertencia que tu propio cuerpo. El estreñimiento excesivo, el bloqueo, la hinchazón, los vómitos o los dolores de estómago hacen que tu cuerpo te informe de que has comido suficiente. En la mayoría de los casos, si sientes una necesidad constante de laxantes o antiácidos, lo más probable es que tu cuerpo te esté diciendo que has ingerido mucha más comida de la que necesitabas. Además, el bajo nivel de energía y el poco estado de atención de tu mente son signos de comer demasiado.

Si bien todos disfrutamos de una comida finamente cocinada o deliciosos bocadillos. Biológicamente hablando la comida es simplemente un combustible para que nuestro cuerpo la consuma y la convierta en energía. Sin embargo, cuando empantanamos nuestro sistema con exceso de combustible o combustible de comida chatarra de baja calidad, nuestra energía disminuirá, nos sentiremos perezosos y menos alertas y en lugar de aumentar nuestra energía, sentiremos que la disminuimos a medida que sobrecargamos nuestro sistema digestivo.

Demasiada comida

En conclusión, creo que hablo en nombre de la mayoría de la gente cuando digo que amamos la comida. Nuestro cuerpo ama la comida ya que es la energía que le permite moverse y funcionar, sin embargo, cuando hemos comido demasiado, nuestro mejor sistema de alarma, nuestro propio cuerpo y nuestro cerebro nos previenen que hemos comido mucho.

Nuestro cerebro nos dice que a través de nuestras emociones, como la depresión o el estrés. muy a menudo comemos mucha más comida de la que realmente necesitamos

Tenemos que estar conscientes de lo que estamos pasando para evitar estas malas jugadas. Además, nuestros cuerpos nos dicen a través de nuestros propios niveles de energía y sistema digestivo cuando hemos comido demasiado. Las señales están ahí y nuestro cerebro y nuestro cuerpo nos lo dicen, ¡solo tenemos que escuchar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *